Revista de prensa.- Centro de Estudios Andaluces

miércoles, 08 de mayo 2013

ENTREVISTA A LUIS FELIPE TORRENTE Y DANIEL SUBERVIOLA, por Lorena Muñoz
Directores del documental ‘Manuel Chaves Nogales. El hombre que estaba allí’

“Su método se resumía en andar y contar; creía que era fundamental ser testigo de lo que se cuenta”

http://www.centrodeestudiosandaluces.es/?mod=actividades&id=2591&cat=22&idm=

“Conocer no solo su vida y su obra sino saber por qué nadie nos había hablado nunca de él”. Esa es la idea con la que Luis Felipe Torrente y Daniel Suberviola se embarcaron en la producción del documental ‘Manuel Chaves Nogales. El hombre que estaba allí’. Un trabajo que se ha presentado en la Feria del Libro de Sevilla para el que Asma Films ha contado con el patrocinio del Centro de Estudios Andaluces. Los directores, periodistas de formación, han estudiado a fondo la obra de Chaves Nogales, han buceado en archivos y hemerotecas, y han contado con la colaboración de la hija del periodista sevillano, Pilar Chaves Jones, su biógrafa María Isabel Cintas y escritores como Andrés Trapiello, Muñoz Molina y Jorge Martínez Reverte.

¿Cómo llegan a la figura de Chaves Nogales?

Daniel. La primera vez que escuché hablar de él fue a Juan José Millás en una conferencia. En realidad de un libro que recomendó, ‘El maestro Juan Martínez que estaba allí’. Hace quince años y encontré una edición en Renacimiento que compré por internet. Fue el primer libro que leí. Mientras que lo leía no me lo podía creer. Es como cuando ves por primera vez Tiburón o El diablo sobre ruedas o la primera vez que escuchas a los Rolling Stones. Sabes que estás descubriendo algo que nunca más vas a volver a vivir y por eso merece tanto la pena. Me sorprendió mucho que fuera español, de esa época y que tuviera ese lenguaje tan conciso, tan directo, tan descriptivo y con ese ritmo. Que fuera una historia contada en primera persona, un reportaje largo que me recordaba a los reportajes de los periodistas americanos. Chaves Nogales había hecho algo parecido al Nuevo Periodismo pero treinta años antes; era asombroso.

Pregunta. ¿Por qué un documental sobre Chaves Nogales?

Luis Felipe. Por varios motivos, el primero de ellos por la insistencia de mi socio Daniel Suberviola que tenía en la recámara la figura de Chaves Nogales desde que salieron las obras completas de la Diputación de Sevilla editadas por Maribel Cintas. Dani habló con ella y conoció a su hija Pilar para hacer un reportaje en ‘Hoy por hoy’ de La Ser y creía que en el puzzle de la historia de las letras españolas del siglo XX faltaba una pieza fundamental. Ahí estaban Lorca, Miguel Hernández, Machado, Unamuno, Ortega… pero faltaba Chaves Nogales. Cuando mi compañero me habló de él empecé a leerlo y me di cuenta de que era un personaje que estaba a la altura de todos ellos. Nos planteamos conocer no sólo su vida y su obra sino por qué no lo conocíamos y por qué nadie nos había hablado nunca de él.

¿Han encontrado los motivos del olvido de Chaves Nogales?

Luis Felipe. Las personas que hablan en el documental dan varios motivos que no son contradictorios sino complementarios. Ahí es donde está la respuesta completa. No le interesaba a nadie de los que tenían en su mano colocar a Chaves Nogales en el sitio que le correspondía, por motivos políticos o profesionales, porque no olvidemos que era ni más ni menos que un periodista. En este país siempre se ha considerado a un periodista como un autor de segunda fila, en el mundo de las Letras primero están los novelistas y los poetas, y los periodistas se quedan en la segunda división.

Daniel. Chaves ha sido un completo desconocido cuando se murió, hasta entonces era una persona conocida tanto en España como fuera de ella. Fue director de uno de los periódicos más importantes de la época y se codeaba con los políticos y con los intelectuales. Utilizó los círculos de poder para hacer periodismo aunque se movía tan bien en un palacio como en un pueblo. Después de su muerte comenzó poco a poco el olvido hasta que desapareció casi del todo. Hay varias teorías. No soy un experto, pero la teoría de que era periodista hace aguas. La frase de “lo que publicas hoy no tiene validez mañana” no es válida porque él publicó libros. La razón política es que se situó en un lugar, en una isla, entre distintos bandos donde estaba solo. Dejó de ser un personaje atractivo en la democracia porque había tenido más conflictos con el anarcosindicalismo y con la extrema izquierda que con los fascistas. Y en la democracia se buscaban banderas blancas o negras pero las interpretaciones y los análisis complejos no era lo que se buscaba.

P. ¿Cómo se gestó la idea de hacer este documental?

Luis Felipe. El documental es nuestra respuesta a la pregunta de por qué se olvidó tanto tiempo. Quién era y por qué no hemos sabido de él hasta ya maduritos. Ni en el Instituto ni en la Facultad oímos hablar de Chaves Nogales. Esa sensación de vacío que teníamos queríamos transmitirla para que otras personas que estuvieran en nuestra situación rellenaran ese hueco.

Daniel. Es un delito que Chaves Nogales no haya estado por lo menos en las facultades de Periodismo. Yo he estudiado cinco años y nunca escuché hablar de Chaves Nogales. ¡Igual me perdí esa clase! (risas)

¿Qué les ha llamado más la atención de la figura y de la obra de Chaves Nogales?

Luis Felipe. A sangre y fuego, la biografía de Belmonte o las crónicas de sus viajes por Europa y Rusia, pero la clave del personaje está en lo que era capaz y muy pocos han sido capaces de hacer. Esa forma de analizar el momento presente, en tiempo real, no a toro pasado. Eso lo hace en su viaje a Berlín en 1933 donde ve con claridad meridiana qué es lo que se está gestando e intuye lo que puede llegar a pasar con el auge de Hitler y de Goebbels. En ese momento se da cuenta de que la sociedad alemana se está alienando por culpa del nacionalsocialismo, luego lo hicieron otros pero él ya vio cómo Europa se iba a dividir en dos bandos y cómo se iban a matar unos a otros.

Daniel. Cada libro tiene algo. El del maestro Martínez me impactó porque me leí un libro de historia y al mismo tiempo era una aventura. Nadie me había contado la Revolución Rusa de manera tan original. El maestro Martínez es un gitano flamenco que es un marciano en Rusia y vive la revolución bolchevique. Es la visión de Chaves, probablemente la más acertada de lo que estaba ocurriendo. Lo que más me sedujo es el juego que hace Chaves con el lector dirigiéndole hacia lo que quiere decir pero sin aburrirle. De A sangre y fuego hay mucho que decir por el peso político que hace el autor, donde se pronuncia y deja claro quién es, cómo piensa y con mucha rotundidad cuando nadie se posicionaba en ese sentido. Pero el libro que más me impacta es ‘La agonía de Francia’ no es un reportaje, es un ensayo vigente de los más completos, que se hizo en ese momento y que el paso del tiempo no le ha quitado la razón. Es muy entretenido, está cargado de sentido del humor y se fija en los detalles que nadie repara y es en esos detalles donde Chaves encuentra el significado de la historia.

Chaves Nogales era un periodista muy leído y sus crónicas vendían periódicos, ¿por ese motivo era un personaje incómodo?

Luis Felipe. Era incómodo no porque fuera conocido sino por lo que escribía, pensaba y propugnaba. Cuando se dio cuenta de que España caminaba hacia el abismo, llamó la atención en el periódico Ahora, en un editorial que relata Muñoz Molina en el documental. El asesinato del teniente Castillo y Calvo Sotelo nos abocaba a la Guerra Civil, había que parar, pensar y darse cuenta de que no podíamos seguir por ese camino. El estrecho espacio que quedaba entre unos y otros, los que luego se mataron, era donde estaba Chaves y era el espacio que quería ampliar. No pudo hacerlo y se tuvo que marchar. Eso es también lo que hizo que después nadie quisiera recordarlo, ni editarlo, ni homenajearlo. Era incómodo para los dos bandos y lo sigue siendo. Creo que sigue siendo incómodo.

El documental recoge una frase de Chaves: “los males de la libertad con más libertad se curan” ¿Creen que esa frase sigue estando de actualidad en la España de hoy?

Luis Felipe. Sin ninguna duda y los males de España se curarán si algún día nos tomamos la educación en serio. Solo nos puede salvar la cultura. Y los que han gobernado este país durante muchos años y gobiernan en la actualidad, no se han preocupado especialmente de la educación y por eso estamos donde estamos.

Como periodistas, ¿creen que Chaves sigue siendo el ejemplo de lo que debe ser un periodista hoy?

Daniel. Chaves Nogales era un periodista muy creativo e imaginativo que pensaba cómo contar las cosas al lector. Esa es la clave para mí del periodismo. No solo saber qué tengo que contar, sino ir un paso más allá para contárselo al lector y al espectador de una determinada manera para que se enganche y participe de ello. En esa técnica, Chaves es un maestro.

Luis Felipe. Sí, es un ejemplo su método que resumía en “andar y contar”. El creía que era fundamental ser testigo de lo que se cuenta. No se puede hacer periodismo solo por teléfono, por internet ni con el móvil hay que estar en la calle, al lado de la gente, no sólo del protagonista de la noticia sino de su entorno. Eso se ve en sus crónicas de la revolución asturiana de 1934, va casa por casa y habla no solo con los mineros sino con las madres, hijos, primos, esposas… Ese es el método clásico del reporterismo que en nuestro país inauguró Chaves Nogales, un periodista moderno, el primero probablemente, que además usó el avión.

¿Qué fuentes han consultado para hacer el documental?

Su obra completa partiendo de la obra narrativa y periodística editada por la Diputación de Sevilla, la obra editada en Renacimiento y Almuzara y hemos acudido a la hemeroteca y tenemos físicamente varios ejemplares de Estampa y Ahora. Hemos contado con la colaboración de su hija, Pilar Chaves Jones, adorable mujer que ha puesto a nuestra disposición su archivo y hemos visto objetos personales. Nos ha abierto las puertas de su casa y nos alegramos de que ella esté contenta con el resultado del documental.

“Es difícil poner rostro” a Chaves Nogales, y en el documental hay sobre todo fotografías y una única imagen en movimiento del periodista. ¿Cómo la encontraron?

Luis Felipe. Fue una obcecación porque pensamos que tenía que haber alguna imagen en movimiento de él. Buscamos en los archivos de la época y en la Filmoteca, momentos de la historia en los que había estado presente porque había escrito de ellos en el periódico. Empezamos a buscar momentos clave de la sociedad y de la política de esos años, a buscar las imágenes que había en el NODO y finalmente lo encontramos en una imagen de gran valor. Un momento en el que vio que su sueño se cumplía, no en la proclamación de la República sino en la toma de posesión del primer presidente de la II República, Niceto Alcalá Zamora. Aparece Chaves aplaudiendo, no como periodista sino como ciudadano implicado. Como republicano liberal que era, había alcanzado políticamente su meta que era que España hubiera una república democrática parlamentaria. ¿Cómo la encontramos? Buscando a Wally. En las imágenes informativas en el centro suele estar el protagonista. Pensamos que en algún momento debía aparecer Chaves aunque fuera en un segundo plano. Después de visionar muchas imágenes, lo encontramos.

¿Dónde las encontraron?

Son imágenes que nos ha cedido la casa museo Niceto Alcalá Zamora que está en Priego de Córdoba. Le enseñamos las imágenes a su hija, que la última vez que vio a su padre con vida fue en enero de 1941 cuando se iba de su casa en París, con destino incierto. Ella se quedó en casa con su madre y sus hermanos para luego regresar a España. Pilar no lo volvió a ver porque murió en Londres tres años después. No lo veía en movimiento desde entonces. Se emocionó muchísimo y nosotros también.

¿Cuánto tiempo ha durado la producción?

La fase intelectual diez años, la fase práctica cuatro meses, no a tiempo completo, pero con una decisión de empezarlo y terminarlo de una tacada. Desde noviembre de 2012 a marzo de 2013.

¿Encontraron apoyo para hacer el documental?

Daniel. Antes de lanzarnos a hacer el documental, estuvimos buscando patrocinio durante un año. No encontramos nada, sólo la misma respuesta: que nadie tenía dinero, que la situación estaba muy mal y que no era momento para invertir en cultura. El patrocinio del Centro de Estudios Andaluces cuando ya habíamos empezado. Nos ha ayudado y nos ha servido para cubrir algunos gastos.

Se ha presentado en la Feria del Libro de Sevilla, ¿qué supone presentarlo en la ciudad donde nació Chaves Nogales?

Luis Felipe. En la historia del periodismo español, en el siglo XIX hay una persona clave que es Gustavo Adolfo Bécquer, que además de poeta es periodista, muy cañero y sevillano. En el siglo XX el periodista por antonomasia español es Chaves Nogales, también sevillano. Sevilla era el lugar en el que tenía que estrenarse esta película y en la Feria del Libro, con más razón, por dos motivos: este documental es un complemento a la lectura de la obra de Chaves Nogales que se puede encontrar en la Feria y porque lo audiovisual por sí mismo no tiene valor, tiene que tener acompañamiento literario. Y qué mejor que una Feria del Libro para ello.

A partir de la presentación, ¿qué va a pasar con el documental?

Daniel. Creemos que Chaves Nogales puede tener un documental y un largometraje, mostrarse de distintas formas, escenarios y ventanas. Lo ideal es que las televisiones públicas apostaran por un programa de una hora de duración en los que pudiéramos contar con más detalle quién fue este hombre y qué es lo que hizo en un formato audiovisual que nunca se ha hecho. Nosotros nos hemos quedado en un documental de 30 minutos porque no podemos invertir más recursos en esta aventura que es de final incierto sin tener financiación ni recursos económicos.

Luis Felipe. Sí, nos hubiera gustado y no descartamos hacer una pieza un poco más larga, de una hora donde completemos una parte que se apunta en la versión actual y que no está resuelta del todo de por qué se silencia a Chaves Nogales durante sesenta años.

¿Se ha hecho todo lo que se podía hacer o queda mucho por recuperar la figura de Chaves Nogales?

Luis Felipe. Por suerte, se está haciendo gracias a personas como Alberto Marina, de la Diputación de Sevilla, Abelardo Linares, de la editorial Renacimiento, María Isabel Cintas, Andrés Trapiello, el Centro de Estudios Andaluces, su hija Pilar… Gracias a ellos y a muchos otros, todos intelectuales, menores de 60 años. Hablo de Arcadi Espada, Antonio Muñoz Molina, Xabier Pericay o Jorge Martínez Reverte. Una generación se ha encargado de difundir y divulgar la necesidad de leer y de estudiar lo que escribió y contó Manuel Chaves Nogales. Toda una generación que nació después de la Guerra. La generación anterior a la suya, por mucho que rastreó no encontró ni una sola línea suya, hablo de Caballero Bonald, Ferlosio, Cela, Torrente, Delibes… muchos eran novelistas pero también periodistas y vivieron la guerra. De ellos no tengo constancia de que escribieran una sola línea sobre él.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Andrés Trapiello, Antonio Muñoz Molina, Daniel Suberviola, General, Jorge Martínez Reverte, Luis Felipe Torrente, María Isabel Cintas, Pilar Chaves, Prensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s